10/01/2006

Jogo bonito




Falta decisiva en la Plaza Mayor de Madrid. Últimos minutos de la tarde. Pronto hay que irse pa casa. Mama ya ha enviado a Andreita para avisarnos que es tarde. Pero el delantero se sabe la diana de las cámaras fotográficas. De los cuatro pares de ojos de los seguidores que pasan por allí. De Manolo, el camarero de la terraza. Es su momento. Su oportunidad. Ese minuto de gloria. El protagonista de los comentarios de los entendidos. El centro del universo. ¡Quizás haya algún ojeador del Milán!. Los güiris que pasean tranquilamente se apartan de detrás de la portería imaginaria. Ésto está chupao. Voy tan sobrao que hasta me quito hasta la zapatilla. Ahora verás, por toa la escuadra....