9/08/2008

Ganado humano



Check point de Raquel (para los palestinos) o 300 (para los israelies). Es uno de los check points que une la ciudad de Belén con Jerusalén. No tiene nombre. Sin más. Bueno, "apartheid" es la mejor definición posible o como tratar a ganado humano. Antes de la construcción del muro, miles de palestinos que viven en los alrededores de Jerusalén trabajaban en la ciudad con unos permisos, unos 15.000. Tras la construcción del muro sólo se renovaron unos 5.000 permisos. TODOS los días estos miles de palestinos deben atravesar un punto de control que por lo general abre a las 6 de la mañana. A veces antes, a veces después, según le pete a los del puesto. Nosotros llegamos a este puesto a las 4.30 de la mañana y ya había cola desde las dos o las tres. Llegan en taxi desde varias ciudades para poder esperar, charlar e intentar pasar lo más rápido posible para ir a trabajar. Y después me quejo de los atascos de las calles de Madrid. Esperan horas. La madrugada que estuvimos allí fue muy afortunada. Todo fue más o menos rápido y sólo echaron para atrás a cinco palestinos (que te echen para atrás significa no llegar a tu trabajo y por supuesto perderlo...). Además tuve la enorme suerte de (aparte de estar allí y entrar adentro) hacer fotos adentro del lado israelí del check point sin la visa (permiso). Había muy poca vigilancia esa mañana y pude hacer fotos dentro del lado israelí. Y sobre todo sacarlas afuera. Un detalle que nos explicaron. Para que un palestino obtenga el permiso para poder trabajar en Israel debe cumplir como mínimo el pagar los servicios sociales y municipales a rajatabla al estado israelí, por supuesto servicios sociales y municipales que nunca recibe.... Como no pagues, sale detectado en el ordenador; de inmediato te quitan el permiso, no pasas el check point, no llegas a tu trabajo, pierdes tu trabajo.....Fácil.
La foto que pongo es una foto muy amable de la parte palestina del check point. Las otras ya las enseñaré. La atmósfera del lugar era una mezcla de sumisión y cárcel. ¿El pecado? Querer ir a trabajar.