9/08/2008

Negocio religioso y fortaleza militar



Negocio religioso y fortaleza militar. Esa ha sido mi impresión de la ciudad más santa del mundo. Por lo menos de la ciudad antigua. De verdad, creo que no tengo mucho más que explicar. Es eso. Pero la mejor foto que he visto hoy, la ha hecho un compañero del viaje (no es profesional). Estuvimos en el muro de las lamentaciones una media hora. Al terminar y seguir paseando por las calles me enseño una foto que hizo de una niña judía con su padre. En la foto el padre está de espaldas al compañero y la niña se gira y mira al fotógrafo. La cara de la niña es muy linda. La imagen de la pistola del padre que le cuelga del cinturón a escasos 20 centímetros de la cara de la niña es la ostia. Lo dice todo. Muy buena foto.
En la foto que pongo yo, se ve a unos turistas religiosos llevar una cruz alquilada por la calle del Calvario. A la izquierda hay un soldado israelí patrullando las calles de la ciudad. Están en cada esquina. La mayoría de los soldados israelies son niños. Empiezan a los 18 años un servicio obligatorio de tres años para los hombres y de dos para las mujeres. Tras ello, deben servir un mes cada año otra vez en el ejercito. Sólo después de cumplir con la mili pueden ir a la universidad. Por la calle los ves paseando y llevan las metralletas como si fueran mochilas, como algo normal. ¡Y son críos, joder!

2 comentarios:

Kacho dijo...

Tío, me alegro de que ya estés por allí y con ganas de contar al minuto tus percepciones. Disfrútalo. Hay pocos lugares tan paradójicos en todo el planeta. Y ten cuidado. Siempre. Un abrazo.

Angelillo dijo...

Veo que estás currando en serio. Sigue así. Ya me contarás a la vuelta. Un abrazo