3/11/2009

La lucha de Grupos de los 72 Hindúes



Esta foto la hizo con Gurpreet Sing "Babu" ayer. Los que aparecen en la fotografía son parte de sus compañeros, el grupo de los 72 hindúes que llevan viviendo en el monte Hacho en Ceuta once meses. Sus historias son similares: hace más o menos 4 años salieron de sus casas en el Punjab (India) en un avión dirección Europa cargados de ilusión por trabajar duro y conseguir una vida mejor para ellos y sus familias. La sorpresa es que ese avión no aterrizó en ninguna ciudad Europea, sino en el África subsahariana y estaban en manos de las mafia. Tras dos años de deambular por varios países, cruzar el Sáhara, estar presos meses en condiciones de animales, comprar su libertad varias veces a las mafias, estar en cárceles argelinas y marroquíes, ver como amigos suyos caían muertos y eran metidos en bolsas de basura y dejados en el camino, llegan a Ceuta. Osea, España. Es decir, Europa. ¡Por fin! ¿Europa? Pronto se dan cuenta que Ceuta es como una cárcel. No pueden salir. Ven Europa a pocos kilómetros pero no la pueden tocar. En Ceuta permanecen internados en un CETI (Centro Temporal para Inmigrantes) durante 18 meses, cuando por ley sólo pueden estar 12 meses. Con el rumor que tras años y medio van a ser repatriados se echan al monte Hacho a vivir con una doble intención. En el monte semi-escondidos es más difícil que los puedan repatriar y también comienzan una lucha por su dignidad y para presionar a las autoridades de su dejadez. En el monte el invierno está siendo uy duro este año en Ceuta. LAs lluvias y los temporales les han destruido varias cabañas y la cocina (en la foto). Frío, mucho frío y en condiciones pésimas. La gente les dice que vuelvan al CETI, pero ellos responden que no es un capricho su vida en el monte, es su lucha. Sus cuatro años de lucha. El próximo 7 de abril cumplirán un año en el monte. Piden por su historia, por sus circunstancias y por que no quieren volver a su país que los dejen pasar a la península, a Europa, para trabajar duro, muy duro. Ayer le dejé un rato mi cámara a Babu para que hiciera las fotos que le apeteciera. Esta es una de ellas. "Me gusta esto de hacer fotos", me dijo; aunque cuando pase a Europa quiero trabajar ayudando a otros inmigrantes. Mi experiencia les ayudará". Dejo a un amigo en el desierto del Sahara. Creo que si, que su experiencia ayudará a otros. Un abrazo a los 72. Esto es sólo el inicio de algo más grande.